Busca lo que te apasiona y hazlo tu profesión

pasión

 

Hay una frase de Confucio que me encanta: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día más de tu vida”. Parece sencillo, pero muchas veces nos quejamos de nuestro trabajo y ¿Qué hacemos? Nada.

Ken Robinson, experto mundial en el desarrollo del potencial humano, escribió un libro titulado “El Elemento”, que cambió mi forma de ver las cosas y me hizo ver que la profesión a la que dedicaba el 80% de mi tiempo no me hacía feliz y que lo que realmente me gustaba, “mi elemento”, era la escritura.

Por ese motivo, ahora creo firmemente que Confucio tenía razón, si buscas lo que te apasiona y lo haces tu profesión, disfrutarás tanto de tu trabajo que será como si no trabajaras. Es evidente que a veces, aunque hagamos lo que nos apasiona pasamos por circunstancias difíciles, pero tenemos una gran motivación para seguir: desarrollar nuestra verdadera pasión.

Barreras internas y externas

Las dos cuestiones que más nos influyen a la hora de dedicarnos a lo que nos apasiona son el miedo y la opinión de los demás. Nos afectan sobre todo la opinión de nuestra familia y de nuestros amigos y a veces nos impide luchar por nuestros sueños; y tenemos un miedo paralizante a cambiar algo de nuestra vida.

Por lo tanto, la barrera para encontrar nuestro Elemento puede estar dentro de nosotros mismos, pero también puede ser externa. Otras personas pueden tener opiniones claras sobre lo que debemos hacer, sobre cómo debemos ser y cómo debe ser nuestra vida.

El motivo de las personas cercanas a ti para disuadirte de alcanzar tus sueños, puede ser de muy diverso tipo, pero en general es el miedo lo que les guía. A veces es necesario hacer caso omiso a nuestros seres queridos para hacer realidad nuestros sueños.

No hay que olvidar lo que decía Steve Jobs: “Si tú no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos”.

Cómo buscar nuestro “Elemento”

El Elemento es el punto de encuentro entre las aptitudes naturales y las inclinaciones personales y tiene dos características y dos condiciones:

Capacidad

Es la facilidad natural para hacer una cosa. Todos tenemos algo que se nos da bien hacer, algo que hacemos más rápido y mejor que otras personas. Se puede tratar de problemas matemáticos, de escribir, de bailar, de cantar, de hacer aviones de papel.

Vocación

Puedes ser muy bueno en algo, pero quizás no te guste. Para encontrar tu Elemento necesitas que ese algo se te dé bien y además te apasione. Cuando haces algo que te apasiona no eres consciente del paso del tiempo, lo disfrutas y te sientes muy bien.

Actitud

La actitud es la forma en la que vemos las cosas, cómo nos vemos a nosotros mismos, cómo nos afectan las opiniones de los demás o las expectativas que tienen puestas sobre nosotros otras personas.

Oportunidad

Lo que nos apasiona no se pondrá de manifiesto a menos que exista una oportunidad para ello. Quizás necesitemos de otras personas que tenga nuestras mismas inquietudes, para darnos cuenta de cuáles son nuestros talentos, pero en otras ocasiones la oportunidad la deberemos crear nosotros mismos.

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *