7 trucos para escribir un buen relato

relato

Todos los que nos dedicamos a escribir comenzamos, por lo general, escribiendo relatos, pero nos surgen fundamentalmente dos dudas: ¿Sobre qué escribo? ¿Cómo lo escribo? Hoy te cuento los 7 trucos que yo utilizo para cualquier relato.

“Un cuentista debe ser valiente. Es triste reconocerlo, pero es así”.

-Roberto Bolaño-

Empieza con un buen impacto

Aunque se diga hasta la saciedad, es cierto, para escribir es necesario leer mucho. Además, aparte de disfrutar lo que se lee, es preciso analizar cómo se ha escrito el texto que hemos leído y aprender.

Uno de los aspectos en los que debemos fijarnos es en los inicios. Tanto en las novelas como en los relatos es necesario comenzar con un inicio que atrape y que empuje al lector a seguir leyendo. Hay inicios de novelas míticos que pueden servir como ejemplo:

“Llamadme Ismael”, de esta forma comienza Moby Dick, la novela más famosa de Herman Melville. Esa simple frase ya nos plantea dudas, porque parece que el protagonista no está seguro de su nombre ni de su identidad, pero no sabemos por qué.

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”.  Así empieza Cien años de soledad de Gabriel García Márquez. Nos cuenta desde la primera frase lo que va a pasar, comienza por el final y de esa forma nos crea la curiosidad de saber qué ha ocurrido.

Juega con el ritmo

El ritmo del relato es muy importante, si se convierte en algo lento de leer porque tiene descripciones demasiado largas, el lector abandonará la lectura. Por ese motivo, debemos jugar con el ritmo y alternar descripciones sencillas y cortas con diálogos.

Los diálogos son un recurso muy bueno para dar ritmo y para aportar información importante sobre lo que ocurre y sobre los personajes. Un personaje, ya sea principal o secundario, puede mostrarse por cómo habla y por lo que dice, sin necesidad de que lo describamos.

Piensa en el tema del relato

Lo mejor es ponerse a escribir y una vez que tengamos el primer borrador del relato pensar en cuál es el tema. Si, por ejemplo, quiero hablar de la muerte, todos los elementos del relato deben enfocarse a ese tema.

La atmósfera que crees para tu historia y lo que describas en el relato debe ser un fiel reflejo del tema del relato. Para esto te puede ayudar pensar en el campo semántico del tema que elijas.

Por ejemplo, si vas a hablar de la muerte puedes pensar en palabras relacionadas como: tumba, oscuridad, cadáver, enfermedad, hospital, cementerio, putrefacción etc. Todas esas palabras las puedes utilizar a lo largo del relato para que esté presente el tema principal.

Los “caballos” del relato

Tom Spambauer, creador de la técnica llamada “escritura peligrosa”, sostiene que todo relato debe tener una serie de “caballos” o historias que recorren lo que vamos a contar y que al igual que cuando se viaja en diligencia los caballos son siempre los mismos, al escribir un relato esas historias deben ir contándose poco a poco y contaminándose unas con otras.

Muestra y no cuentes

Esta es la regla de oro de cualquier relato o novela: mostrar y no contar. Es fundamental dejar determinados elementos a la imaginación del lector. Si quieres que el lector sepa cómo es un personaje, en lugar de describirlo haz que actúe y que hable, sus acciones y sus actos le describirán.

Un final sorpresa

Los relatos suelen guardar una sorpresa final, algo que el escritor nos ha ido sugiriendo a lo largo del relato pero que solo se desvela en las últimas líneas. Es importante evitar finales demasiado obvios como que al final todo es un sueño, etc.

Para lograr la sorpresa final debemos ser muy sutiles a lo largo del texto y dejar pequeñas pistas al lector para que surjan dudas, pero que no sospeche y al final se sorprenda.

Déjate llevar

Ray Bradbury decía: «Escribe una historia corta cada semana. Es totalmente imposible escribir 52 malas historias seguidas.» A eso me refiero con déjate llevar. No pienses si lo que escribes va a ser bueno o malo, disfruta escribiendo, escribe lo que te apetezca, será esa rutina la que te permita mejorar cada día y aprender.

 Si deseas profundizar en el mundo del relato puedes acudir al Curso de Iniciación al Relato Breve que estamos preparando en la librería Nakama de Chueca. Pulsa aquí. Los escritores más rápidos tendrán 30 euros de descuento. 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *