Aránzazu Alvaro

Escritora, redactora y blogger

Elección

Posted by on abr 28, 2016

-¿Te acuerdas cuando te conté que de pequeña quería ser monja? – Sí. Algo denso y oscuro, nos envolvió. La última nube de dudas. Me miraste sin creer, sin darte cuenta de que era yo la que pronunciaba lo que ya se había convertido en un hueco enorme entre nuestras manos. Recé por cada lágrima tuya y mía formando un rosario salado y blanco. Lo sabía, hacía meses, hacía años, quizás lo supe...

Read More

Hacia la luz

Posted by on mar 7, 2016

Al despertar mi habitación es opaca. Dudo si mis ojos están abiertos, e inmediatamente advierto el velo de tinta que tiñe mis pupilas, y en pequeños hilos resbala por mis mejillas. No recuerdo los colores, la tristeza los raptó y los encerró en el lugar más negro de mi razón. Ruedo a un lado de la cama y al levantar, mi pie en el suelo resbala entre millones de plumas que vierten su oscuro...

Read More

Matar al deseo

Posted by on mar 1, 2016

Estiró los brazos en cruz para llenar todo el espacio de la cama, dormir en el centro era algo a lo que se tendría que acostumbrar, solo. Oscuridad atravesada por pequeñas elipses blancas que dejan una estela, se colocan en orden sobre la pared y se van moviendo a lo largo de la madrugada. Abrió un poco más los ojos, el teléfono no había vuelto a sonar, y el cable rojo demasiado largo, enroscado...

Read More

Procesión incolora

Posted by on feb 16, 2016

Una pastilla, solo una, que mate al corazón, que lo detenga de una vez para dejar de sentir un hueco de hielo. Camina contra una corriente de gente en sentido contrario, que le hace sentirse insignificante, pequeño, absurdo, con un traje que ya no combina con su corbata ni con su cara. Nadie le mira, todos empujan, hombro contra hombro, bolso contra brazo, personas que son absorbidas por una...

Read More

Kenopsia

Posted by on feb 7, 2016

Olía a vacío, si es que se puede oler. Sí se podía sentir en la piel, como una mancha que se extiende por los poros, hundiéndose en cada pequeño agujero para alcanzar lo más profundo de nuestras venas. Clara y Juan no sintieron ese olor cuando llegaron a casa de su abuela con su madre muy temprano. Se sorprendieron al ver que las dos mujeres se abrazaban cuando se abrió la puerta. No eran una...

Read More

La luciérnaga que se enamoró de una farola

Posted by on ene 27, 2016

Siempre soñé con un puñal de humo, algo que clavar sin herir, con un cuchillo de aire con el que cortar sin derramar sangre. Ahora te tengo de frente y sueño con hundir algo metálico dentro de ti, bien afilado, porque sé que te marchas y todavía te quiero. En el salón de nuestra casa, en aquella mecedora que compraste tú hace dos años, ante una televisión que habla sola en una letanía monótona,...

Read More

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Abrir la barra de herramientas